os complace anunciarles la aparición de un sitio dedicado a Santa Hildegarda de Bingen, en idioma español: http://www.hildegardiana.es

Responsables del mismo son dos amigos: Don Rafael Renedo Hijarrubia (Santa Cruz de Tenerife, España) y Don José María Sánchez de Toca (Madrid, España), quienes se definen como "dos amigos muy trabajadores", y realmente este sitio da acabada prueba de la veracidad de dicha afirmación.
Pero no sólo son trabajadores, sino inmensamente generosos pues, para decirlo con sus propias palabras, "se proponen poner la vida y las obras de Santa Hildegarda a disposición de los lectores de lengua española, convencidos como están de que todo ello constituye un tesoro para nuestro tiempo." Y lo hacen sin esperar benedicios económicos ni académicos.
La iniciativa pertenece a una asociación llamada HILDEGARDIANA, y ambos amigos nos cuentan cómo nació:

"Hace más de treinta años descubrimos una cita de Santa Hildegarda que despertó nuestra curiosidad. Poco después pudimos consultar el tomo 197 de  la Patrología Latina en el Seminario de Sigüenza, pequeña ciudad castellana, y nos dimos cuenta del gran tesoro que guardaban sus obras y que había que dar a conocer. Con el tiempo hemos sabido que por estos mismos años se despertaba el mismo interés en los ámbitos culturales alemán, inglés, francés e italiano.
Por aquel entonces, hacia 1976, compramos los libros Scivias y el Liber divinorum Operum en alemán y más adelante, un amigo jesuita nos consiguió el tomo 197 de Tournholt y trabajamos en latín sobre la Física. Este último libro nos resultó fascinante y entramos en contacto con el Dr. Hertzka para traducir al español su libro sobre la medicina de Sta Hildegarda. Nos cedió el borrador de la traducción inglesa, pero lo que nosotros queríamos era traducir la Física completa, y no digerida.
Mientras tanto, buscábamos en el mundo eclesiástico o bien en el universitario quien se sintiera atraído o interesado por Santa Hildegarda, y sólo comprobamos la ignorancia general y en particular la de muy reputados historiadores de la Medicina, uno de los cuales, muy famoso, habla de ella como “San Gil de Garde” (¡).
Se nos decía que la Física era el compendio de conocimientos medicos de la Edad Media, pero cuando en los años 70 un submarino espía norteamericano vio las huellas del rastrilleo de las ballenas en el fondo del estrecho de Behring, como lo describe Hildegarda, quedó claro que lo que ella dice no podía ser conocimiento heredado ni experiencia propia de una persona que vivía próxima al Rin.
Por eso, tan pronto quedamos libres de obligaciones laborales, Rafael se puso a traducir las obras mayores, que José María corregía.
En el Consejo Superior de Investigaciones Científicas conseguimos copia de Causae et Curae, y encontramos dos filólogos latinistas que tradujeran para nosotros su difícil latín, que entonces nos superaba, y como necesitabamos un nombre para hacerles el contrato de traducción, adoptamos el de “Hildegardiana”.
Más recientemente, Carlos, catedrático y especialista en manuscritos medievales, a quien habíamos recurrido con frecuencia para las dudas de traducción, y que nos había bosquejado el panorama del mundo en que vivió Santa Hildegarda, también se entusiasmó con la santa y  tradujo las “38 cuestiones”.
Finalmente, Rafael aprendió a hacer páginas web y construyó la página www.hildegardiana.es que apareció en Internet el pasado 1º de mayo."

Relato sencillo y humilde de un gran emprendimiento.Han traducido varias de las obras cuyo texto generosamente ponen a disposición del lector y del estudioso. También es magnífica, y muy bien ilustrada con mapas de gran claridad, la ubicación geográfica y el contexto histórico cultural.

Invitamos a visitar un sitio que, además de sustancioso en cuanto a su contenido, está bellamente presentado. Y expresamos nuestra gratitud a sus responsables  y a sus colaboradores, augurándoles el buen fruto que tal siembra merece. Y sin duda alguna, lo obtendrá.

 

Vida de Hildegarda | Jornadas | Bibliografía | Enlaces | Noticias

 

A Centro de Estudios Hildegardianos